Feliz Cumpleaños Papá

IMG_3770

 

Dicen por ahí que uno muere es cuando lo olvidan, cuando no lo recuerdan. Será entonces tu destino morir muy vivo papá. Hoy celebro tu cumpleaños. Hace 75 años naciste, un martes, era el 31 de marzo de 1942. Barbosa, Antioquia te tocó por tierra para sembrar el ombligo que te conectaba al universo. Viviste. Viviste mucho, viviste rápido. Viviste varias vidas en una. Casi fuiste sacerdote en la primera, pero al último momento entendiste el truco que esconde la iglesia católica, la culpa como poder, el poder aunque la culpa. Moriste y naciste otra vez. Esta vez como hombre enamorado de la vida, del servicio, del conocimiento y de una mujer. Una mujer hermosa y buena. Te casaste con ella un domingo 28 de diciembre de 1980. Fueron felices. Un martes 13 de abril de 1982 nací yo, y te hice papá por primera vez. Fuiste feliz. El domingo 4 de agosto de 1985 nació mi hermana Beatriz y justo 17 meses después un miércoles 21 de enero de 1987 nació mi hermana Laura. Tu felicidad se multiplicaba exponencialmente. Vivimos y sobrevivimos la Medellín de los 90s, y por allá un día que no recuerdo en junio de 1995 te enfermaste. De esos días no me acuerdo bien pero se que te enfermaste cada vez más. Un Jueves 23 de noviembre de 1995 moriste. Tu cuerpo murió, pero nunca tu recuerdo. Desde el mismo día de tu partida escuché tus pasos en el corredor de la casa, toda la familia dijo que era algo normal, los muertos vuelven a “deshacer los pasos”. Por mucho tiempo la verdad, estuvimos muy tristes todas. Yo me enojé tanto contigo que por más de veintidós años te he recordado en silencio. En el silencio máximo, que no es el olvido, todo lo contrario es el recuerdo oscuro y permanente. Hoy viernes 31 de marzo de 2017 te recuerdo y te celebro, como el hombre bueno que fuiste, como el esposo, el hijo, el hermano, el maestro, el sobrino el patrón, el amigo, el psicólogo, el intelectual, el padre bueno que fuiste. Te agradezco porque en el corto tiempo que fuiste mi padre en cuerpo y alma me diste enseñanzas tan fuertes y poderosas que guían mi vida hasta el día de hoy. Porque en el corto tiempo que fuiste mi padre en cuerpo y alma me diste tanto amor que hasta el día de hoy me inspira a levantarme cuando me caigo, a apostarle a lo imposible y trabajar hasta el cansancio por lograrlo. Tu energía, tu nombre tu recuerdo presente y vívido hoy cumplen 75 años sobre este planeta, que sean 500, que sean mil. Gracias universo por dejarme conocer la energía hermosa y poderosa de ese hombre que se llamó Jorge Iván Galvis Muñetón y que fue mi padre y el padre de mis hermanas, y el esposo de mi mamá y el abuelo de mi hijo.