Dimensiones tangibles e intangibles de la pobreza: Delineando la silueta del pobre.

Tomada de internet
Tomada de internet

Dimensiones tangibles e intangibles de la pobreza: Delineando la silueta del pobre.

Por Ana Cecilia Galvis Martínez

“Aquí todo va de mal en peor…” Juan Rulfo.

Antes de definir conceptualmente quien es pobre comenzare por hacer una rápida delineación de quien no lo es. No es pobre quien cuenta con una fortuna de 53.500 millones de dólares[1]; no es pobre quien ha vivido 71 años, tiene seis hijos, varios de los cuales ocupan puestos directivos de alto perfil, bien pagos y con mucho poder; no es pobre quien puede monopolizar el 90% de la telefonía en un país de 112 millones de habitantes,[2]  imponiendo tarifas que se consideran como unas de las más altas del mundo[3],  no es pobre quien es dueño de medios de producción de bienes y servicios que van desde la hotelería, hasta los cigarrillos, pasando entre otros por la producción de papel, cemento, llantas, minas de oro,  cadenas de restaurantes, casas inversoras y aseguradoras; no es pobre quien posee el 16.3% de las acciones de uno de los diarios de mayor impacto en el mundo,  no es pobre quien además de que “ha amasado una de las mayores fortunas del mundo, …  su poder se ha desbordado hacia los ámbitos de la política, de la cultura, de la construcción de políticas públicas”[4],  mas aun no es pobre incluso si vive y amasa su “no pobreza” en un país donde el 47.4% de las personas viven sumidas en la pobreza[5], uno de cada cuatro no cuenta con lo suficiente para  satisfacer sus requerimientos mínimos calóricos y proteicos, y 1 de 2 no puede satisfacer simultáneamente necesidades como alimentación, vivienda, educación y salud (Cortés citado por De la Paz & Salles, 2006). Esta definitivamente no es la descripción de un pobre.

Tras definir claramente que quien además de poseer capital, descendencia saludable y medios de producción, posee además influencia política, cultural y mediática, no es pobre; procederé a aproximarme a la delineación de quien sí lo es, para esto partiré del supuesto de que es pobre quien vive sumido en la pobreza, me basaré en las lecturas revisadas durante la clase de pobreza y desarrollo sustentable haciendo hincapié en las dimensiones tangibles e intangibles de la pobreza.

Dimensiones tangibles de la pobreza: La pobreza material

La pobreza es la carencia material (Ringen, 2004). En una economía de mercado como la nuestra, es pobre quien no cuenta con los medio para satisfacer sus necesidades básicas, entendidas estas como la falta de alimentación, nutrición, vestido, vivienda, agua y educación básica (De la Paz & Salles, 2006). Esta pobreza material puede explicarse según la escuela económica que se le estudie, para Smith, el padre del capitalismo, “la pobreza está relacionada con un efecto desfavorable de la productividad del trabajo [es decir] de una productividad muy baja, vinculándose a la vez con una redistribución desigual de los beneficios emanados de la productividad del trabajo”. (De la Paz & Salles, 2006) y para Marx, pensador de la escuela estructuralista, la pobreza se relaciona con una distribución desigual del capital (unos sólo poseen su fuerza de trabajo, mientras que otros los medios de producción), en este marco juega un papel importante el concepto de explotación de la fuerza de trabajo y su desgaste moral (De la Paz & Salles, 2006). De estas explicaciones puede retomarse varios elementos útiles para delinear la silueta de quién es pobre: Es pobre quien no produce o produce muy poco, es pobre quien participa muy minoritariamente en la repartición de los beneficios producidos por el trabajo, también es pobre quien solo posee su fuerza de trabajo, carece de medios de producción y es explotado tanto laboral como moralmente. Es importante además anotar que para en realidad ser pobre bajo la perspectiva de carencia material esta privación tiene que ser involuntaria, como lo propone Ringen (2004) es pobre quien no tiene libertad. “la pobreza se origina en una falta de libertad. Todos queremos vivir bien, de acuerdo con lo que nos parezca una buena vida. La libertad para vivir de una manera… acorde con nuestros deseos…es un valor universal”, esta idea además de servir como puente a las dimensiones intangibles de la pobreza nos aporta un nuevo elemento para continuar delineando la silueta del pobre: Es pobre quien no tiene la posibilidad consciente de elegir libremente estar bajo privación material.

Dimensiones intangibles de la pobreza

Una mujer indígena expulsada de su comunidad, madre soltera de tres pequeños, trabajadora doméstica en la ciudad, analfabeta y desconocedora de todos sus derechos, hace parte de la problemática de la pobreza, aun si logra satisfacer de manera precaria las necesidades básicas propias y de sus hijos, dado su alto grado de vulnerabilidad. Al menor problema con sus patrones puede quedar desempleada, y esto aunado a su aislamiento social y a la carencia de poder la pondrían a ella y a sus hijos inmediatamente en condiciones de extrema pobreza.

Este es un ejemplo de algunas de las dimensiones intangibles de la pobreza, las cuales según De la Paz & Salles (2006) hacen referencia a la vulnerabilidad, el aislamiento y la falta de poder, retoma también algunos elementos de perspectiva de género cuya aproximación en palabras de los mismos autores “es de crucial importancia” a la hora de estudiar la problemática de la pobreza.

Desde el punto de vista de las dimensiones intangibles también juega un papel importante el enfoque de pobreza de capacidades. Ser pobre entonces es no tener la capacidad de i) de permanecer vivo y de gozar de una vida larga, ii) de asegurar la reproducción de carácter intergeneracional en su sentido biológico y cultural;  iii) de gozar de una vida saludable; iv) de interacción social o sea la de establecer un abanico variado de relaciones, redes e interacciones; y v) de tener conocimiento y libertad de expresión y pensamiento (Jusidman y Salles (1993:iii-iv) citado por De la Paz & Salles, 2006).

Retocando entonces la silueta de quien es pobre puedo trazar que: es pobre quien carece involuntariamente de recursos materiales, es incapaz de adaptarse eficiente y eficazmente al cambio; no está integrado al medio que lo circunda bien sea a nivel físico, es decir a través de vías de comunicación y caminos, o a nivel social, mediante relaciones personales e interacciones; es pobre quien no tiene la posibilidad  real de, en un esquema de libertad, ejercer sus derechos, expresarse, pensar y tener influencia en la vida social y política del lugar donde vive.

A manera de conclusión, se puede decir que ser pobre es un estado multidimensional que involucra dimensiones tangibles e intangibles. Como lo propone Labbens (1978:103) citado por De la Paz & Salles, (2006) “[p]ara ser pobre, es preciso carecer al mismo tiempo de fortuna y de ocupación remunerada (clase), de fuerza social (poder), de audiencia y de respetabilidad (estatus). Todo esto teniendo en cuenta, lo que dice Ridgen, “[los] pobres son…afectados por el problema de la pobreza…de manera muy directa, pero ellos no son los únicos afectados, hay otras personas que…están en riego de volverse pobres, quienes son vulnerables a la pobreza”, es decir el problema de la pobreza tiene una dimensión incluso temporal que va mas allá de sus dimensiones tangibles e intangibles. La pobreza es como un fantasma que ronda y susurra al oído de miles de familias alrededor del mundo, aterrorizándolas con la descripción detallada de la silueta del pobre esbozada torpemente en el presente ensayo.

Epílogo:

Al escribir el presente ensayo comprendí un poco el concepto discutido en clase sobre los calificativos que empleamos para describir  la otredad.  Este conato de compresión lejos de producirme alegría cuestiona fuertemente mi posición personal frente a varias problemáticas que me han apasionado siendo el desarrollo, la pobreza y la sustentabilidad solo algunas de ellas.

Referencias Bibliográficas

De la Paz M,  Salles V. (2006) La pobreza: conceptuaciones cambiantes, realidades transformadas pero persistentes. Estudios Sociológicos XXIV: 71, 2006. Pp 463-490.

Ringen S. (2004) El problema de la pobreza. Algunas recomendaciones sobre su definición y su medición. En: Boltvinik J. Damián A. (Coord.) (2004) La Pobreza en México y en el Mundo. Realidades y Desafíos. Gobierno del Estado de Tamaulipas y Siglo XXI Editores. México D.F. 519-534


[1] Este y otros datos que hacen referencia al hombre más rico del mundo fueron tomados de: http://www.eluniversal.com.mx/notas/694969.html consultado marzo 2011.

Versión PDF

Ensayo: La Silueta del Pobre

Leave a Reply

Your email address will not be published.