Cuento: De amores y otros viajes….

Tomada de: http://2.bp.blogspot.com/-nLKLxVywAHo/UC23NIQeKPI/AAAAAAABD80/iAsk-eZ3h3Q/s1600/avion-de-pasajeros-en-el-cielo-azul-Passenger%2Bairliner%2Bflight%2Bin%2Bthe%2Bblue%2Bsky.jpg
Tomada de: http://2.bp.blogspot.com/-nLKLxVywAHo/UC23NIQeKPI/AAAAAAABD80/iAsk-eZ3h3Q/s1600/avion-de-pasajeros-en-el-cielo-azul-Passenger%2Bairliner%2Bflight%2Bin%2Bthe%2Bblue%2Bsky.jpg

De amores y otros viajes….

Siempre he creído que encontrare al amor de mi vida en un aeropuerto, lo veré al llegar a la sala de espera, sin duda un par de horas antes del viaje (soy bastante precavida en cuestión de tiempo a la hora de viajar, me aterra la idea de que me deje el avión) pienso que estará leyendo o tal vez tecleando en algún monolítico computador de forma apasionada. Yo me sentaré a su lado y al ver su frenético golpeteo sobre los botones, me aventurare a preguntarle con una sonrisa que que hace, y la respuesta creo que me sorprenderá… tal vez un artículo para una revista de derechos humanos, un nota para la editorial para algún periódico especializado en economía, un micro reportaje sobre la vida en la selva del país donde estemos… o para el que vayamos… un informe de laboratorio sobre los resultados de su ultimo bioensayo, o una nota light para su blog de turismo… y yo sonreiré, pues será un deja vu…. Una escena imaginada, presentida, profetizada…. En nuestras dos horas hablaremos de cuantas veces hemos estado en salas de espera tecleando, leyendo, durmiendo o soñando, de sus esperanzas y de las mías, de sus proyectos y de mi pasado, y cuando entremos en confianza yo indiscretamente le preguntare sobre el amor y responderá quien sabe que, tal vez que no quiere hablar de eso o que si y comenzará a hablarme de sus pasados matrimonios, de la última persona que amo hasta creer morir, y por qué no  deje de teclear por un momento y me mire a los ojos y note las dos lagrimas que hay en los míos (siempre que alguien abre su corazón y me confía su historia yo lloro debe ser un rezago de tantas telenovelas que he visto) y puede suceder que pare de hablar de amor… y comencemos a hablar del clima, o puede también ocurrir que siga hablando y diga que después de tanto vivir ha estado solo por un tiempo y se ha dedicado a sí mismo, a cumplir sus sueños y a ir de aquí para allá, y yo dulce y atenta seguiré su relato al pie de la letra con el corazón agitado suplicando piedad a la vida, pidiendo una tregua y buscaré en sus ojos algún rezago de amor, algún refugio de paz que pueda ser colonizado por mí, reclamado en nombre del amor…y puede ser que lo halle o puede ser que no… yo sin duda estaré somnolienta (no duermo bien antes de un viaje) entonces le pediré que tomemos café y puede que acepte aunque también puede ocurrir que no acepte y yo contrariada iré sola a tomarlo y puede que regrese… o que no, pero si regreso es porque siento que lo he encontrado. Le ofreceré un poco de mi taza de café y esta vez es muy probable que lo reciba, y ahora le preguntare sobre su viaje, y en la respuesta sabré que es eterno y sin retorno (tal como el mío), con tono inocente preguntare si tiene compañía y en la respuesta sabré que su viaje es solitario (tal como el mío). La azafata iniciará el proceso de abordaje, yo intentare tomarle la mano, el intentara tomarme la mía y torpemente reiremos mientras nuestras manos se entrelazan y en silencio haremos la fila pediremos que de ser posible quisiéramos sentarnos juntos y puede que lo sea o puede que no, ya en el avión y si estamos juntos dormiremos y hablaremos de temas más importante que él y yo, como la guerra, la injusticia social, o la volatilidad de la bolsa de nueva york…. Yo tímida le diré que siempre supe que encontraría el amor de mi vida en un aeropuerto… leyendo o tecleando frenéticamente y el sonreirá…. Al aterrizar y, esto es sin duda, nos daremos un beso y bajaremos a recoger nuestras maletas… a esperar en las filas… a hacer los trámites de inmigración… a seguir viajando eternamente… sin retorno …y solitarios.

Leave a Reply

Your email address will not be published.