Al fin tengo la fuerza necesaria… Canto de la madre soltera

con luna

 

Maldigo todo lo que me ha hecho sufrir, lo maldigo, lo maldigo

Maldigo el patriarcado en todas sus presentaciones,

Maldigo la hipocresía de una cultura que reprime el placer,

Que rechaza la vida que indómita emerge, que castiga, que oprime

 

Maldigo la programación maldita que me fue impuesta, que le fue impuesta a mi madre, a mi abuela, a mi bisabuela, a mi tatarabuela y a todas las mujeres de mi clan en los últimos diez mil años.

Maldigo la ausencia de mi padre, de mi abuelo, de mi bisabuelo, de mi tatarabuelo y todos de los hombres de mi clan hasta no se cual generación.

 

Maldigo haber llorado de tristeza y no cantado de alegría el día en que supe que estaba llena de vida.

Maldigo cada insulto, cada desdén, cada desplante, cada irrespeto que sufrí

Maldigo cada culpa que cargué, cada angustia, cada castigo, cada autocastigo

Maldigo cada momento que no fui cuidada, celebrada y amada como lo que soy y he sido desde entonces: Una madre maravillosa.

 

Bendigo lo que me ha hecho feliz, lo bendigo, lo bendigo

Bendigo el conocimiento que libera en cualquiera de sus presentaciones,

Bendigo la claridad, la honestidad, la solidaridad, la amistad, el placer, y la vida

Bendigo a mi abuela, a mi bisabuela, a mi tatarabuela y a todas las mujeres de mi clan que con valentía han sabido navegar las aguas oscuras de los últimos diez mil años.

Bendigo a mi padre, a mi abuelo, a mi bisabuelo, a mi tatarabuelo y a todos los hombres de mi clan, porque incluso desde de la distancia han abierto puertas para mi.

Bendigo el día que decidí invocar la vida, bendigo mi valentía, mi decisión, mi perseverancia inquebrantable,

Bendigo la vida que invoqué, es la fuente primordial de mis bendiciones.

Bendigo cada acto de bondad que he recibido, cada colaboración solidaria, cada sonrisa.

Bendigo cada acto de respeto, cuidado, y paciencia que he tenido conmigo misma.

 

Me celebro, me cuido y me amo como lo que soy: Una mujer poderosa, una madre soltera y maravillosa, una humana bendecida y bendiciente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.